jueves, 23 de febrero de 2012

Hay que ponerse las pilas...

Este no va a ser un post amable. Yo que vosotros, dejaría de leerlo aquí. De verdad, es lo mejor…
El que siga, bajo su responsabilidad, y si alguien se da por aludido, pues, como decía un amigo, que se lo haga mirar.
Creo que en épocas de crisis no hay que mirarse el ombligo, sino tirar para adelante, como dice el viejo lema de la Guardia Civil, con “paso, corto, vista al frente y mala leche”.
Y en referencia a la Arqueología (a cualquier tipo de Arqueología), nadie nos va a dar nada. Nadie tiene porque darnos nada. Tenemos que ganárnoslo.
Últimamente me estoy encontrando con actitudes y situaciones que en otros sectores son impensables. Solo de comentarlo, estoy llenando las consultas de oftalmólogos, con gente con ojos como platos.
Y es que por un lado solo oigo quejas de lo mal que está todo: Que si no hay obras, que si la competencia tira los precios, que si la falta de ética, que si no hay ayudas, que si nadie protege el Patrimonio, que si la Administración funciona mal…
Pero, por otro lado observo unos comportamientos descuidados, rayando la negligencia empresarial. Envías un e-mail a una empresa/profesional y tardan 15 días en contestar. Ofreces ayuda (gratis) a alguien que dice necesitarla, y obtienes la callada por repuesta. Intentas fomentar algún tipo de colaboración para generar negocio, y ni te contestan.  Ayudas en algo, y ni te dan las gracias. Pides información y nadie te da ni los buenos días. Y esto me ha pasado con más de una y de 20 empresas/profesionales. O profesores de Universidad. O directores de algún proyecto. O Museo, o personal de fundaciones. Pero curiosamente, solo en el sector de la Arqueología.
¿De verdad pensamos que quejándonos de todo (de todos los demás, claro), y cerrándonos al mundo, algo va a mejorar?. Pues ya os adelanto que ni de coña.
Señores, así no se puede funcionar. Los demás sectores económicos no funcionan así. Ni de lejos. Gentes de distintas empresas (competencia a veces) se reúnen, comparten (dentro de un orden), intercambian. La gente recibe a los proveedores, aprende de ellos, y en general están abiertos al mundo. Buscan soluciones a las cosas, inventan, aprenden… en definitiva, se mueven.
Y aquí llamas a alguien y ni te cogen el teléfono… ¿Como va a progresar así un sector?. Pues ya os lo digo yo: NO va a progresar.
Si es que hasta este blog tiene miles de visitas, y 8 comentarios. Participación cero.
O nos ponemos las pilas o estamos muertos. De hecho algunos ya lo están, o están a punto de (y ni lo saben).
Ya dije en la primera línea que este no iba a ser un post amable. Pero tampoco es un post derrotista.
¿Hay solución?. Yo creo que sí. Yo quiero pensar que sí. Creo que sí, pero también creo que no tenemos todo el tiempo del mundo. Y desde luego, nadie nos la va a traer.
Hay que trabajar, formarse, abrirse al mundo, explorar nuevas posibilidades de negocio, salir de la zona de confort, colaborar, mirar lo que se hace en otros sitios, pedir ayuda, dar ayuda, en definitiva, moverse…
Y como he criticado abiertamente la falta de colaboración y apertura en el sector y la actitud de mirar los toros desde la barrera y esperar que otros busquen soluciones, me toca a mí mover ficha, y no esperar a que lo haga otro.
Así que desde aquí dejo clara mi voluntad de colaborar, o ayudar en lo que se pueda (o se sepa) en relación al desarrollo de la profesión y de los profesionales, con mi experiencia (poca o mucha). Y mi compromiso de respuesta para los que contacten conmigo en relación a todo esto que comento.
Los cambios tiene que empezar por uno mismo.
Hala, a ponerse las pilas…

62 comentarios:

  1. Completamente de acuerdo, se puede decir más alto pero no más claro.
    Pilar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario, Pilar. Creo que debemos hacer una autocrítica importante, y cambiar nosotros mismos muchas cosas, antes de que nos las cambien desde fuera...

      Eliminar
  2. Estimado Cesar
    Lo que estas gritando amigo es el fiel reflejo de lo que es esta profesión.Pero a su descarga añadiré que es el mundo empresarial Español que esta así de tocado. Genero un negocio para mi beneficio personal y aquí esta el único tema.Que ejerces una profesión de ámbito social que devuelve en principio parte de su beneficio(cultural entre otras cosas) a la sociedad, pues busco solo la forma de hacer dinero con esto, bajo unos supuestos mínimos éticos. En fin

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario y la perticipación. Yo creo que se puede hacer todo: Generar beneficio personal (muy respetable. Y lógico. todos comemos), y atender al Patrimonio. Hay muchas otras profesiones que tiene problemas parecidos. Pero la forma en la que estamos gestionando ambos (negocio y patrimonio, aunque en este post me refiero sobre todo al negocio) es totalmente suicida. Yo estoy involucrado también en el sector tecnológico y de Consultoría empresarial, y la diferencia es tan grande, que hasta me resulta dificil explicarla.
      Y me alucina que encima nos quejemos. ¿Como van a ir las cosas si nosotros mismos las hacemos mal?.
      ¿Como va a ir mi negocio, si no respondo al teléfono, tardo semanas en contestar a un e-mail, voy a visitar a un cliente, sucio de la excavación, o no tengo ningún sistema para saber si gano dinero o lo pierdo en cada obra, y además cuando me ofrecen uno (gratis), encima ni contesto?.
      Pues mal, obviamente. No podría ir de otra manera...

      Eliminar
    2. El modelo de gestión de la Arqueología está pidiendo a gritos un cambio, Se están cambiando los modelos en otros sectores, ¿por qué no en la Arqueología? ¿Qué es lo que hace que se encuentre anclada en un modelo obsoleto? ya no funciona, está claro y se ve. Este cambio de modelo generará un doble beneficio al empresario y a la sociedad, pero como dice César hay que hacerlo ya. La Arqueología está en periodo de extinción, no esperemos a que desaparezca totalmente.

      Pilar

      Eliminar
    3. César MartínezFeb 27, 2012 12:05 AM
      No se si el modelo es obsoleto o simplemente no hemos llegado a desarrollarlo bien. Echo en falta mecanismos de control (Asociaciones de Arqueólogos y colegios, denunciando de oficio las irregularidades de profesionales y Administración), desarrollo de la oferta al cliente(Ahora tenemos casi un monocultivo), mayor formación y experiencia en gestión y empresa por parte de los profesionales, un apoyo de la profesión por parte de la Universidad, etc... Todo esto me indica más que hemos llegado a desarrollar apenas el modelo de Arqueología de gestión.
      Y cierto es que no tenemos todo el tiempo del mundo para desarrollarlo...

      Eliminar
  3. Cierto que hay un cierto inmobilismo en el sector, casi como mecidos por una inercia que nos lleva a la isla de las sirenas. Nosotros a principio de año nos pusimos las pilas y tenemos algunos proyectos para diversificar, apostar a un sólo caballo es suicida. He visto gente que también se lo ha planteado, incluso soluciones semejantes a las nuestras, por este lado hay que felicitarse.
    A otros se los ha llevado esa inercia y ya se han estrellado contra las rocas ...
    Ahora bien, no voy a tirar balones fuera, sino a expresar una realidad, mientras algunos hemos cambiado hábitos, diversificado opciones, y somos conscientes de que en cierta medida nos tenemos que reinventar desde el punto de vista profesional y empresarial, la administración sigue siendo esa mole que no ha cambiado, con su aparato burocrático mastodóntico, que digo mastodóntico, sauroposeidoniano, de eternas esperas. Señores hay poca gente que invierte dinero y genera empleo, no les hagamos esperar dos meses para un trabajo de menos de una semana, que nuestra actividad no se vea como un lastre por la cual tienen que dar vacaciones a la gente o parar máquinas a la espera de un papel.
    Ya sé, ya sé, la ley marca unos plazos y hay que cumplir la ley, pero ésta no se pensó para estos tiempos que corren.
    Conclusión: Cambio, reinvención, agilidad mental y (desgraciadamente) paciencia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el comentario, Arqubun. Creo que tienes razón en lo del inmobilismo. No se si nos viene de nuestros origenes universitarios o de la falta de formación/experiencia en el mundo de los negocios (o de ambas). Pero tendríais que ver como se mueven otros sectores...
      La Administración... sí, es lenta y pesada, pero no somos los únicos que trabajamos con ella. Yo colaboro con empresas del ámbito de la tecnología y he trabajdo en ese área mucho con la Administración, por toda España, y hay que conocerla. Tiene sus ritmos y tiempos, pero si te adaptas a ellos puedes trabajar aceptablemente.
      De la Administación me preocupa más la escasa involucración con el Patrimonio. Hay funcionarios trabajando con Patrimonio, que ayer estaban en Hacienda, y mañana en Agricultura. Deciden cosas, piden cosas (a veces sin sentido) y el Patrimonio resulta perjudicado. Pero, tampoco hay nadie en el sector para denunciar todas estas cosas (lease Asociaciones, Colegios profesionales, etc...)

      Eliminar
  4. Yo pregunto.
    Seria posible fomentar un gran debate nacional a través de las redes sociales ??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias pr el comentario, Anónimo. posible sí es, pero ¿como?. Si esa es mi queja principal de este post. La falta de interés, participación, colaboración, apertura... Si llamas a una empresa (me ha pasado a mi), preguntas por fulano (el dueño) y te responden que no está (ni se le espera. Está en el campo hasta dentro de 20 días). Nadie te pregunta quien eres (igual eres un cliente) y despues de un hasta luego, te cuelgan, sin saber ni interesarse sobre para que llamabas. Eso, lo haces en algunas empresas que conozco y te despiden a la de ya.
      Yo publico mis post en Facebook. Por darles visibilidad y también por ver si pueden servir para algo. bien para generar debate, o interés, o simplemente para aportar ideas. Y la verdad es que es un poco triste ver la falta de intereés del personal.
      Quizá hace falta una institución, o grupo de trabajo que lidere el cambio...

      Eliminar
    2. http://elfuturodelaarqueologia.blogspot.com/

      Ahí tienes tu debate. Animado como pocos...

      Eliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Totalmente de acuerdo...
    Con respecto a lo de empresas/empresarios, creo que el problema principal está precisamente en que no lo somos, o no lo queremos ver. No es sólo que no sepamos gestionar una empresa, es que no lo vemos como una prioridad porque nadie asume el rol de empresario (empezando conmigo mismo) en todas sus consecuencias. Nos hundimos en la burocracia y nos olvidamos de que una empresa no es (sólo) rellenar los mil modelos de Hacienda y la Seguridad Social. De esto hemos hablado mil veces ya... y creo que quien mejor lo expresaba, desde fuera, es Eva Parga. Microempresas con posibilidades mínimas de supervivencia en tiempos de crisis. No es normal que Madrid tenga más de 60 empresas de arqueología y ninguna cuente con más de diez empleados fijos. Eso podía funcionar en la burbuja, pero no ahora.
    ¿Reconvertirnos? No es tan fácil para la mayoría... porque aunque la arqueología tiene muchas salidas, durante 20 años sólo se ha practicado una. Y la formación no es amiga de los arqueólogos.
    ¿Unirnos? Desde que en 2006 hicimos la primera intentona en el CDL de crear una asociación de empresas (no de profesionales, de empresas) hasta hoy que sigo en ello sin éxito alguno. Lo único que observo es la misma mierda que se ve en la profesión. Egos (una vez mas el mío el primero) que no caben en la misma habitación. Pero lo que es más grave... que ni siquiera están dispuestos a hablar (y ahí si que me desmarco). Somos niños con un cubo y una pala en una terrera. Egoístas, cobardes y a pesar de todo, arrogantes.
    ¿Reflexionar? Cuando comencé a editar el 'Charlas' buscaba precisamente eso. Reflexionar, debatir, buscar salidas, ideas... El libro buscaba continuar en un blog que ha recibido más de 7000 visitas en tres meses, pero en el que sólo han participado media docena de personas. En facebook, 320 seguidores, de los que la mayoría sólo le dan a 'me gusta'. Y por los pasillos de las instituciones, recelos, orejas rojas y críticas. Por supuesto, por la espalda.
    A mi no me gusta ser empresario. No quiero ser empresario. Porque no creo en el modelo de gestión neoliberal. Me adapto, intento sacar alguna cosa adelante y me doy de bruces con la crisis (la gran excusa para todo hoy en día). Veo a compañeros que están empezando con ganas estos años y que se encuentran en una situación parecida. Les invito a las reuniones... nada. De los demás, vienen los de siempre, buscando enemigos en vez de soluciones. Las quejas, las mismas desde hace años. Es que la universidad no forma... ¡pues formar vosotros! Me pongo a ello, los estudiantes lo agradecen, pero nadie se matricula. ¿Es caro? No. ¿No es lo que querías? Sí. ¿Entonces? Lo mismo que me pasa a mi les pasa a otros compañeros que intentan sacar adelante iniciativas similares. Es que la administración... Haya reglamento o no, nadie está contento con cómo están las cosas. Las cosas siempre se pueden mejorar, pero hacen falta contactos y propuestas. Sé que hay sitios en los que mucha gente se ha movido. En Madrid, desde AMTTA hemos sido los primeros en plantear de forma seria determinados temas a quien debe legislar. Hace 25 años que el colectivo se queja, pero no estoy seguro de a quién. Y eso que el Colegio está en el Consejo de Patrimonio... ¡Pero las empresas son unas explotadoras! En la última reunión de AMTTA éramos 7 personas y una era un bebé. Cuando trabajamos no tenemos tiempo y cuando no trabajamos no tenemos ganas, total, ya lo hará otro y siempre me puedo quejar.
    Y soltada buena parte de la mierda, que queda mucha... 1 sola persona no va a ninguna parte, porque no da de sí para tanto. Os lo digo por experiencia y eso que soy un niño. Pero después de ver tantas cosas... 'cada perro que se lama su pijo'.
    Cansado de meterme en embolados que no van a ninguna parte, de relaciones unidireccionales, de la falta de compromiso, de chupones y de piratas.
    Como dice César, aquí estoy yo también. Llevo seis años intentándolo y ya se me han acabado las fuerza y las ideas... pero colaboraré en lo que se proponga.
    ¿Y ahora qué?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jaime, creo que hemos expresado cosas muy parecidas, cada uno desde su experiencia... pero vemos lo mismo.

      Hoy he visto algo curioso. Hace meses contacté con alguien que quería ayuda. Salia de una experiencia fallida de empresa tradicional. No se mostró muy colaborativo, y ahí se quedó la cosa. hoy he visto que ha montado otra empresa, con los mismos planteamientos y distintos socios. Ves la web y te echas a llorar.
      Evidentemente nada va a cambiar radicalmente (igual debería), y muchos arqueólogos caerán por el camino. Muchos, os lo aseguro. Y contentos si no cae la profesión completa. Cosa que creo que nadie de las promociones futuras de arqueólogos nos perdonaría jamas, y con razón. Tuvimos una oportunidad, casi única, y la desaprovechamos. En un área que es muy vocacional. Para matarnos...

      ¿Y ahora que?. Buena pregunta, Jaime...
      La responsabilidad (ya no hablo de culpa) es nuestra, así que creo que nos toca a nosotros. Habrá quien pase del tema. Unos caerán, y otros puede que sobrevivan, pero no construirán profesión.
      Yo, por mi parte insisto en mi voluntad de trabajar de otra manera, y suscribo el último parrafo de mi post. Porque creo que es lo que debe hacerse...

      Eliminar
  7. La raíz del problema, como señala Jaime, es que si nosotros no sentamos las bases de un cambio, las administraciones no lo van a hacer porque para ellas no somos un sector "prioritario". Por lo tanto, somos los propios arqueólogos los que tenemos que proponer un modelo alternativo, crear una necesidad social vinculada a la arqueología y al desarrollo y presionar para que se aplique y regule. En nuestro caso, por ejemplo, estamos "abriendo brecha" con el tema de la Arqueología Contemporánea, tocándo las narices en las instituciones para "vender" una arqueología social, con proyección turística, con discurso didáctico y patrimonial,... Por otro lado, en la especialidad arqueomalacológica, no hemos parado de dar charlas gratuitas de divulgación a las comunidades locales, implicando a la sociedad en una rama tan compleja de la arqueología, haciéndosela atractiva. Y nuestra sorpresa es mayúscula, porque la gente se involucra, muestra interés. ¿Y sabéis quienes son los que más pasaban? Los arqueólogos.
    Llevamos años peleando con muchos arqueólogos para que recojan materiales, para que fomenten el estudio de los mismos, para que entiendan que en una excavación no se puede tirar a la escombrera los materiales que no nos gustan o no sabemos estudiar...Y hasta el momento, poquitos nos hacen caso. ¿Por qué? porque supone un gasto de tiempo y de trabajo, porque se mantiene una mentalidad que ni es empresarial ni es académica.
    Y qué decir de los estudiantes....En la Universidad de León, por ejemplo, el Laboratorio de Prehistoria está abierto a todos los estudiantes, para que puedan bajar cuando quieran a aprender. Se trabaja con restos arqueozoológicos, restos arqueometalúrgicos, lítica, cerámica y últimamente material de la Guerra Civil. ¿Atractivo, verdad? El poder aprender de forma práctica a llevar un laboratorio, a cribar, triar, estudiar materiales de amplias cronologías,... Pues no baja nadie, unicamente los alumnos que tienen una parte práctica en las asignaturas de Prehistoria o Arqueología y bajan en las respectivas clases. Por lo tanto, no sólo es una cuestión de oportunidades y formación, también lo es de actitud.
    Es una situación difícil, pues ni el sector privado ni el público ofrecen oportunidades para desarrollar una puesta en práctica de proyectos. Por ejemplo, si el sector público no explota los yacimientos arqueológicos, ¿por qué no permite que un profesional lo haga? Es mejor tener un yacimiento enterrado o abandonado que ceder el uso a alguien para que, en el marco de la legislación, lleve a cabo una puesta en valor y una explotación turística y di´dáctica.
    En fin,....¿ideas?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaime ha comentado algo importante: "Egos que no caben en la habitación". Nuestra procedencia universitaria nos mata en ese aspecto. Somos científicos (supuestamente), y nuestro prestigio depende de nuestros conocimientos, así que al final todo acabe en el mismo sítio: en ver quien la tiene mas grande. Y en menospreciar al de al lado.
      Es algo que ocurre en otros colectivos: médicos, arquitectos, pero no como aquí. Parece que nos fuera la vida... Es otra de las cosas que debemos cambiar. Pero ojo ese cambio es dentro de cada uno de nosotros. No se hace de otra manera.

      Eliminar
  8. Hola de nuevo.

    Permitidme mirar atrás en el tiempo, César lo conocerá por su actividad en CyL, mis amigos "malaco's blues band" y Jaime, al que no tengo el gusto de conocer, pero mas joven que yo, quizá no lo conozcan. Este movimiento no es nuevo. Desde el siglo pasado he asistido a numerosas reuniones de empresas de arqueología en CyL, y te puedo asegurar que éramos mas de siete personas. Los resultados fueron mas propios de Shakespeare que de un colectivo profesional, puñaladas por la espalda "ponemos unas tarifas mínimas", luego el compañero se las saltaba y te quitaba el trabajo, ojo y era cuando las cosas estaban bien. Tb hubo reuniones con la administración, pero claro, la imagen que se daba era muy mala. Tal es así la cosa hasta el día de hoy, que después de llevar varios lustros excavando por estas tierras de Dios, nos enteramos de la creación de la Asoc. de Empresas de Arqueología de CyL y de que teníamos un convenio cuando ya estaba todo organizado (gracias internet).
    A donde quiero ir, yo sí soy empresario, me gusta crear empleo, contratar arqueólogos, antropólogos, hacer análisis, y ganar dinero, por que cuando creas una empresa es para ganar dinero lícitamente, para otras cosas están las ONGs. Me gusta divulgar, aunque no tengo casi tiempo para publicaciones si hay un rato me pongo, me gusta ayudar a los estudiantes dar una formación de campo que no han tenido en la facultad y me gusta charlar con mis colegas de profesión de muchos temas, gestión empresarial, intrusismo y a veces de arqueología.
    ¿Debatimos?, todo lo que queráis. ¿Dónde?, tal vez linkedin sea un recurso infrautilizado, Cesar tiene un grupo y si no le importa puede ser un buen sitio, ¿queréis que montemos otro, arqueología profesional, donde no se habla de pirámides ni de ovnis y sí de nuestro trabajo? se monta, pero seamos conscientes ¿para qué?,
    Pensad un poco antes de contestar o de tirarme a los leones, las actitudes individuales son las que marcan el camino de una empresa. Hay que ser conscientes que no habrá grandes cambios, que la situación será tan mala como ahora, que al día siguiente no te llamará ningún cliente por un foro de discusión, ... pero si compartiendo experiencias, podemos ser mejores en nuestros trabajos, adelante con los faroles, tal vez algún día inventemos una maquinita como Men in Black de formatear los cerebros y pensemos como arqueólogos y como empresarios, hasta entonces sólo nos queda evolucionar hacia mejores prácticas y dar ejemplo
    He dicho

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguramente habremos estado en las mismas reuniones... Porque recuerdo las mismas cosas que comentas...
      en cualquier caso, espacios para el debate no faltan, ni virtuales ni físicos. Yo tengo un grupo en Linkedin, otro en Facebook, este blog. Jaime tiene varios blogs y espacios... Y como dices, si hace falta se crean más
      La cuestión es:
      ¿Quien está interesado en ese debate?. Por ahora somos 4. No pasa nada, por algo se empieza, si nos lo tomamos en serio.
      ¿Seremos capaces de debatir con la mente abierta?. La pregunta no es retórica... Tiene su miga... (A las famosas reuniones que mencionas me remito).
      Y, debatir está muy bien, pero ¿Vamos a cambiar o solo a hablar?. Hablar y compartir cosas es enriquecedor ya de por si, pero en el momento en el que estamos, igual no es suficiente.

      A mi se me ocurren ideas, y algunas las expreso en el blog, pero hasta ahora no he visto ningún interés de nadie.
      Igual debieramos comenzar por crear un grupo. Una especie de grupo de trabajo para la mejora de la profesión y de los integrantes. Con unas bases sencillas, un poco informal, y un poco al margen de las Asociaciones de empresas, más preocupadas de los precios que de otra cosa... Un grupo en el que se favoreciera el debate, y se promoviera el cambio. Donde se colaborase y se compartiese (a pesar de ser competencia).
      Puede parecer algo utópico, pero yo lo he visto funcionar en otros ambitos y no lo es. Lo único que hace falta es gente interesada, y con la mente abierta, que no es poco (De ahí mi post, por cierto).

      Eliminar
  9. Hola,
    estoy especialmente de acuaerdo con el último comentario de arqubun y tu respuesta, Cesar. HAY QUE PONERSE LAS PILAS!! En mi caso, soy una profesional autónoma y estoy cansada de luchar contra viento y marea. Gracias por no hacerme sentir tan sóla.....y pensaba que yo era la rara......tenemos muchas cosas que mejorar y sólo nosotros podemos hacerlo. Tengo claro que me encanta mi trabajo y, por eso mismo, tengo clara muchas cosas que debemos mejorar, no todo es tirar balones fuera: que si la Administración, que si la crisis,....

    bueno, qué voy a contar que no hayais contado ya vosotros...interesante debate.
    TERESA

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Teresa.. si la vida de una empresa es dura, la de un autónomo todavía lo es más. Y el aislamiento es terrible.
      Somo unos cuantos raros, por aquí, así que bienvenida... Se aceptan sugerecias para mejorar esto.

      Eliminar
  10. El problema radica, principalmente, en que los arqueólogos no están preparados para enfrentar la arqueología como un negocio, porque carecen de la preparación básica para ello, y, en ocasiones, de los intereses. Pero quizá todo sea debido, en parte, a la manera tan peculiar en la que los arqueólogos y la arqueología han accedido al "mundo de los negocios"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En parte sí. nos prepararon para ser "científicos" (con todas las comillas del mundo) y acabamos negociando con constructoras... El cambio es enorme, y más dificil de lo que parece, lo se, pero hay que hacerlo bien.

      Eliminar
  11. Cesar, yo apoyo la creación de un grupo colaborativo y de intercambio de conocimiento. Yo creo en ello, lo comento y me miran como si viniera de Marte. Acabo de realizar un máster de innovación, en el cual he conocido lo fuerte que es la colaboración, el ambiente multidisciplinar y la mente abierta para dar y recibir.
    Cuenta conmigo!!
    Pilar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya somo dos. ¿Alguien más se anima?. Solo hace falta interés, mente abierta, propósito de cambio y mejora.

      Eliminar
  12. En mi opinión, hay una serie de cosas que debemos tener en cuenta. En primer lugar, debemos tener en cuenta que el modelo actual de empresa, hay que enmarcarlo directamente en la burbuja de la construcción, que es la que generó las condiciones, no sólo para el nacimiento de cientos de empresas, sino también la que motivó la adaptación de la arqueología a ese modelo productivo. El trabajo arqueológico estaba condicionado por varias cuestiones vinculadas a ese marco:
    1- Se trabajaba casi en exclusividad por una demanda de informes necesarios para la construcción, con todo lo que ello conlleva.
    2- Se trabajaba con unas condiciones de tiempo, recursos y objetivos marcados por la propia dinámica de obra y casi siempre escasos, por no decir otra cosa.
    3- En los momentos álgidos, la abundancia de trabajo no generó una discusión del modelo ni una reinversión de beneficio en abrir nuevas vías, sino simplemente en continuar con un inmobilismo del sector.
    4- Ni la legislación ni los mecanismos de control eran acertados, produciéndose muchas aberraciones en el trabajo arqueológico.
    5- El propio modelo, dependiente de promotores privados principalmente, convertía a las empresas, en muchos casos, en esclavas del modelo, teniendo que satisfacer al pagador en todas sus demandas para no cerrarse futuras puertas y abriendo las puertas a casos de mercenariazgo arqueológico y mala praxis.
    6- Distanciamiento Universidad-Administración-Empresas. No se genera ni una buena formación, ni un buen marco legislativo ni una relación público-privado de colaboración.

    Con todas estas cosas, el sector vivió tiempos de cierta bonanza, que tampoco se aprovecharon correctamente, pues la competitividad extrema en muchos casos y las propias condiciones del sector, hacen que, en muchas obras, la pasta no recayese en la propia Arqueología, sino que los promotores únicamente dejaban unas migajas (¿cuánto dinero llegaba realmente a la Arqueología en esos proyectos millonarios y cuanto se quedaba por el camino?) En este sentido, las subcontratas y UTEs mal ejecutados influían bastante, al ser la arqueología un sector dependiente y subsidiario de la construcción, que era la que realmente manejaba la pasta.

    Por tanto, creo que ahora se abren una serie de debates a tener en cuenta. Por un lado, en mi opinión, lo primero que debemos considerar es que el sector, tal y como venía funcionando hasta ahora, es prácticamente irrecuperable. No va a haber otro boom de la construcción, y es muy difícil que la administración pública asuma obras de envergadura que generen trabajo arqueológico. Por lo tanto, las empresas, tal y como las conocíamos hasta ahora, tienen casi imposible mantener su funcionamiento habitual.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy de acuerdo. El boom ha muerto. habrá construcción, sí, no va a dejar de construirse en este país, y seguirá haciendo falta ese tipo de intervenciones ligadas a la obra, aunque entiendo que en mucha menor medida. Lo que significa que muchos arqueólogos cerrarán el chiringuito. No importa, aquí funcionará la selección natural hasta un cierto punto. Los que queden deberán ser muy profesionales y competitivos en precios. Pero, con margen de beneficio. ¿Y como se hace esto?. Optimizando la empresa al máximo.
      Obviamente cualquiera podrá contratar un recien licenciado, que viva con sus padres y tenga gastos cero (Y experiencia similar). Pero no creais que eso no pasa en otros sectores. La cuestión es que eso lo hará un promotor privado, con un solarcillo pequeño, pero en una obra del AVE, ni de coña se arriesgan (si somos profesionales y competitivos, claro. Si no ven diferencia, pues... ¿Y como ven la diferencia si no entienden nada de Arqueología?. Mediante nuestra labor comercial, eso tan olvidado...).
      La clave es crear barreras de entrada para evitar eso. Ya se que no es fácil, pero tampoco he dicho que fuera a serlo...

      Eliminar
  13. ¿Qué soluciones o salidas podemos tener como sector? Es una pregunta complicada, y seguramente difícil de llevar a la práctica. A mi se me ocurren algunas posibilidades, otra cosa es que se puedan llevar a cabo con facilidad, ya que sin duda suponen, en todos los casos, reestructurar completamente el sector.

    1- Apostar por la gestión privada: en un marco de privatizaciones, donde la administración no va a gastar un duro, una opción es liberalizar totalmente el sector. Se trata de un patrón similar al desarrollado con el carbón y el petróleo. La propiedad del patrimonio sigue siendo pública, pero se ceden los derechos de explotación. En ese marco, habría que diseñar una legislación específica que permita a una empresa hacerse cargo de la excavación, estudio y gestión de un yacimiento, sacando rentabilidad a través de puestas en valor, turismo, museos,...Es una opción aplicada en algunos países y que, bien estructurada, legislada y controlada, puede ser una opción.

    2- Apostar por la gestión pública: en un marco de reestructuración económica a través de la inversión pública, el patrimonio podría ser gestionado por la administración. Para ello, es necesario ampliar el número de personal cualificado para llevar a cabo la puesta en valor, musealización, excavación,...de los yacimientos. Igual que la anterior, supondría la creación de empleo público y la recaudación de beneficios por parte de la administración, que asumiría la creación paralela de organismos de investigación, gestión y turismo en Patrimonio. Personalmente, es la opción que más me gusta, pero requiere una fuerte inversión estatal y un cambio en la mentalidad tanto de arqueólogos como de políticos.

    3- Renovar el sector: prácticamente es la opción que todo el mundo intenta hacer, pero sin unas pautas claras a seguir. Nadie sabe realmente como hacerlo... Sin duda, habría que apostar por la divulgación, por la puesta en valor, por la formación de los arqueólogos, por la reelaboración de colaboración con Universidades y Administraciones,... en definitiva, por generar una necesidad social vinculada a la arqueología, una relación arqueólogo-sociedad que reactive el sector. Sin duda, es tarea muy difífil, pues el principal problema es ¿quién paga eso? Por eso creo que, por el momento, esta opción debe integrarse en una de las dos anteriores.

    Finalmente, una cuestión que debemos tener en cuenta en todo esto, es que los últimos 15 años de actividad arqueológica han generado un volumen ingente de materiales que permanecen ocultos en los museos, sin ser estudiados y en algunos casos, ni siquiera inventariados. La pregunta es, ¿qué hacemos con eso?¿cuál es nuestra responsabilidad al respecto? Ahí tenemos un filón de trabajo enorme, que llevará muchos años analizar y estudiar. Y, en mi opinión, es uno de los puntos que debemos abordar para generar un nuevo camino. Esa ingente cantidad de materiales aún está esperando aportar información que nos permita reconstruir gran cantidad de interrogantes, y en muchos casos, dar un vuelco a la interpretación histórica de muchos periodos. Y sin embargo, como si de neo-coleccionistas se tratase, los acumulamos por acumular. Este es un punto básico para todo lo demás, para elaborar un correcto discurso didáctico y científico, para demostrar que no somos meros generadores de piezas arqueológicas. Pero aquí tocamos con dos huesos: que no hay dinero, y que no hay voluntad. En fin...¿se nota que estudio materiales? jajajajaja

    Ánimo, que ésto está muy interesante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tengo muy claro cual es la opción buena, ni siquiera si está en la lista (Aunque tengo ciertas fobias a dejar en manos públicas según que cosas, y en manos privadas, según que otras...). En cualquier caso antes de entrar en modelos de gestión macro, que por otro lado se salen de nuestro círculo de influencia, debieramos trabajar a niveles más cercanos, sobre los que podamos tener influencia, para luego ir creciendo, si podemos.

      Algo tengo claro: Alguien tiene que pagar al arqueólogo, así que alguien va a soltar la pasta. ¿Que le vamos a dar a cambio?. Si lo que le damos no le merece la pena, no volverá. Así de simple.
      O nos estrujamos las meninges para que lo que le damos a cambio de su dinero sea algo bueno, o no habrá pasta para la Arqueología.
      Atapuerca recibe pasta, y da mucho a cambio. A Burgos, a la sociedad, al país... Es un modelo. Ojo no digo que sea el correcto, no tengo ni idea. Pero sí se que devuelve a la sociedad el dinero que recibe, y que por cierto recibe, en parte de mepresas privadas.
      No hemos explorado la RSC (Responsabilidad solcial Corporativa), compromiso que algunas empresas se imponen ante la sociedad, y que puede servir como vía de financiación de la Arqueología.
      Los ayuntamientos grandecillos y con patrimonio (Ahora no, obviamente), que querrian ver aumentado su turismo gracias a ese patrimonio y que no tiene ni idea de como explotarlo...
      En fin, buscar nuevos clientes, nuevos modelos, pero sobre todo GENERANDO VALOR para el que suelta la pasta (Y no creo que sea incompatible con la correcta gestión y protección del patrimonio).
      Si no generamos valor (no necesariamente económico), estamos muertos.

      Eliminar
    2. Estamos de acuerdo en que hay que ofrecer algo, y que ese algo no tiene que ser exclusivamente económico. En ese marco, se está trabajando mucho a través de la Public Archaeology, que pretende, no sólo difundir y hacer llegar el conocimiento arqueológico a la sociedad, sino también hacer a la sociedad partícipe de esa generación de conocimiento. En nuestras excavaciones (Proyectos en Neixón, A Lanzada, Castiltejón,...) siempre se han seguido una serie de elementos para tratar de avanzar al respecto:

      1- Transparencia social: nuestras excavaciones estaban abiertas a cualquier visita que quisiese conocer la arqueología, el yacimiento, transmitir su experiencia,... Eso genera confianza entre la gente y que valoren y aprecien la labor arqueológica y su patrimonio, convirtiéndose en los primeros demandantes de conservación e intervención sobre el mismo.

      2- Interdisciplinariedad: la base de todos nuestros proyectos ha sido la colaboración de arqueólogos e instituciones. Así, Universidades, administración, empresas, particulares,...colaboran en un mismo proyecto para cubrir, no sólo el aspecto científico, con especialistas de diverso tipo, sino también el social (estudiantes en prácticas, vecinos,...).

      3- Divulgación y difusión: en todos nuestros proyectos se presentan dos cuestiones básicas. Por un lado, la divulgación y difusión de resultados a todos los niveles. Para ello, se dan charlas a la gente del entorno, se difunden gratuitamente en pdf todos los artículos generados por la investigación, se cuelgan los informes técnicos,... Además, se utilizan las redes sociales como difusión de conocimiento a todos los niveles, especialmente a través de los blogs (www.neixon.blogspot.com www.guerraenlauniversidad.blogspot.com www.arqueomalacologia.blogspot.com).

      Con todo ello, se aumenta la presencia de la arqueología en la vida social de las comunidades locales, se intenta generar una conciencia sobre el patrimonio y su conservación y puesta en valor, que genere una necesidad de arqueología. Eso conlleva iniciativas como las desarrolladas en Galicia y otros lugares, donde los vecinos constituyen asociaciones culturales que financian excavaciones arqueológicas dirigidas por profesionales. También lleva a la necesidad de que los políticos incorporen las cuestiones patrimoniales a sus agendas,... Es dificil, lleva tiempo, nos obliga a bajarnos de nuestros pedestales academicistas, etc. Pero merece la pena. Al menos en nuestra experiencia.

      Y sigo pensando que el estudio de los materiales arqueológicos generados por tantos años de excavación tienen que tener un papel fundamental en la nueva concepción y práctica arqueológica. De lo contrario, todos estos años perderán gran parte de su valor como avance científico y social.

      Eliminar
    3. Conozco los proyectos de los castros de O Neixon y A Lanzada, y que tipo de trabajo se ha desarrollado allí, y me parece muy acertado devolver a la sociedad parte de lo que nos da. No os ubicaba por esos lares... :).
      En cuanto a los materiales, tienes razón, pero no son solo los materiales... La cantidad de informes acumulando polvo (me declaro culpable de unos cuantos) en algún archivo público. La cantidad de información sobre el pasado que no se está utilizando para conocer ese pasado... Algún día habrá que volver sobre todo eso. Y atenderlo como no hicimos en su día...
      Necesitamos un poco de humildad... Entramos como elefante en cacharrería, con nuestra aureola de expertos, pensando que solo nosotros sabíamos que había que hacer con el Patrimonio... A mi me costó mi tiempo entender que no era así, y que detás ibamos dejando cadaveres...

      Eliminar
  14. Botópn "me gusta", me fuí esta mañana con 15 intervenciones y ahora hay 30, que somo pocos, vale, pero creo que tenemos ganas. Con nosotros también podéis contar.

    Se han escrito muchas cosas, sólo apuntar un dato auntes de releer las intervenciones de nuevo. Victor y Edu, la idea de la empresa privada gestionando un yacimiento me encanta, sin embargo algunos experimentos han sido estrepitosos. No obstante, la combinación público (quienes son los responsables depositarios del patrimonio) y privado (permite una agilidad que las administraciones no tiene), sigo creyendo que tiene que funcionar.

    Cesar, funcionamiento de la empresa, cierto, mejora de procesos, mejora de relación con el cliente y generación de valor, ya lo has escrito y te hemos tomado la idea, en ello estamos.

    Y mente abierta, hablar con todos incluso la "competencia", que muchas veces no es tal. Sigo pensando que aunque no podamos cambiar el mundo, si conseguimos mejorar nosotros, y nuestro pequeño entorno algo habremos ganado (filosofía linuexa ;) )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenemos ganas de que esto cambie. Yo al menos sí las tengo. A los 12 años sabía que quería ser arqueólogo. a los 14 me metí en mi primera excavación. Tengo 46, y me dedique a lo que me dedique, me definiré siempre como arqueólogo. Así que sí, me gustaría que esto cambiase.
      La combinación público/privado es delicada. Hay que tener buen pulso para gestionarla. Noemalmente una parte no se juega nada, y muestra poco interés, y mucha atención a normas y plazos. Y la otra se juega el físico, el quimico y la pasta. A poco que falle hay uno que palma ¿adivináis quien?. Por eso requiere mucho cuidado. Pero es una vía a intentar...
      Y 100% de acuerdo con tu último parrafo. Mejorar nosotros, para que las cosas mejoren. Creo que ese es el camino.

      Eliminar
  15. Perdona César por tenerte un poco abandonado. He ido leyendo todo lo que habéis escrito y suscribo casi todo lo que decís. Esencial sería canalizar todas estas reflexiones y este potencial humano que lucha por cambiar esto (también podéis contar conmigo). No sé en qué formato ni a través de qué medios, pero sí sería interesante crear un grupo de trabajo para analizar esto e intentar sacar adelante alguna propuesta de actuación (buscar convocatorias, diseñar nuevas estrategias para la creación de proyectos, etc). Si el problema es que todo el mundo pasa, pues a lo mejor es que no todo el mundo está interesado en un cambio o no está capacitado. Lo que no podemos es desperdiciar buenas ideas y gente con ganas de mover el tema. Que somos pocos? A lo mejor es más fácil de llevar el tema, siempre y cuando los que participemos estemos comprometidos al 100%.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tranquilo Juanjo, todos andamos un poco de cabeza últimamente :).
      Bueno parece que empieza a haber más gente interesada en hacer algo.
      Ayer puse una nota en Facebook, con la idea de que más gente conociera este debate y se uniera (Ya veremos el resulñtado).
      ¿Ideas? ¿Cómo os parece que podemos hacer algo? ¿Por donde empezar?.

      Eliminar
  16. Hola Cesar veo que hay un principio de inicio de debate me alegro.
    Ya con un poco mas de tranquilidad iré añadiendo si interesa algunos elementos de mi reflexión en el tema.
    Animo a todos
    Jean-Louis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando quieras Jean Louis. A ver si sacamos algo en claro...

      Eliminar
  17. En primer lugar, creo que lo fundamental es constituir una asociación o un grupo de trabajo que nos permita dos cosas:

    1- Establecer un foro de debate y de ideas que nos permitan clarificar nuestro sector.
    2- Disponer de un elemento legal que nos permita llevar a cabo esas ideas y organizarnos.

    Creo que el tema de asociarse es fundamental. Además, nos permite disponer de un mecanismo por encima de empresas o particulares para proponer cuestiones a nivel institucional y administrativo, y llegar más fácilmente a la gente. Además, se presupone un terreno "imparcial" para rebajar la cuestión de los egos.

    Por otro lado, sigo pensando que el principal problema no radica en cómo vender el producto (que también), sino en a quíén venderlo. Porque podemos desarrollar el mejor marketing posible, que si nadie demanda y paga nuestro trabajo, no sirve de nada. Y ahora mismo, creo que ese aspecto sólo se soluciona con una reforma estructural del sector.

    En ese sentido, lo urgente es buscar una fórmula que genere trabajo para que podamos ir aguantando el tirón y comenzar a aplicar nuevos modelos. Para ello, se me ocurren algunos temas donde intentar "picar piedra":

    - Que la Administración encargue un informe valorativo de la situación de todos los bienes patrimoniales para diseñar un plan de actuación sobre los mismos por orden de urgencia, y asi evitar la pérdida total de algunos de ellos.

    - Generar un sistema de protección patrimonial para evitar los robos y saqueos, bien sea reforzando la sección de patrimonio de la Guardia Civil o creando una especie de guardas tipo forestales, que controlen el patrimonio.

    - Fomentar que la administración comience el estudio de colecciones de materiales almacenados.

    - Fomentar la creación de más plazas públicas de arqueólogos territoriales, municipales,...

    - Crear, a través de la futurible asociación, un par de planes piloto que apliquen los nuevos modelos propuestos por nosotros, y que cuenten con financiación pública.

    - Realizar una propuesta alternativa a la legislación vigente: Reglamento, Convenio Colectivo,... que permita un mayor peso específico a los arqueólogos.

    - Diseñar un plan de puesta en valor en cada provincia, que revalorice los yacimientos en marcos como "La época romana", "El Camino de Santiago",... De este modo, estos planes específicos permitirían poner en valor distintos yacimientos vinculados a esa temática y aplicar recursos didácticos y divulgativos.

    ¿Se os ocurren más cosas?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Interesantes ideas... No se si aplicabless a corto plazo, pero interesntes.
      Coincido en que hace falta un foro de debate, y sobre todo de trabajo, aunque no se si una asociación es la respuesta. Creo que ya hay unas cuantas, y ninguna ha servido de mucho. No se muy bien cual es el mecanismo que lleva a que las asociaciones de arqueólogos deriven hacia grupos en conflicto. Arqubun y Jaime creo que tienen (al igual que yo) experiencias previas en esto que seguramente resultarían clarificadoras.
      Yo estoy pensando más en un grupo de trabajo, interesado en profundizar en temas en los que pueda hacerse algo y mejorar. Como decía arriba, mejorar nosotros para que las cosas mejoren.
      Las iniciativas que comentas son interesantes, pero requieren casi todas de finaciación pública. Complicada en estos tiempos. Por otro lado creo que hay que buscar, como bien dices, a quien vender el producto.
      Necesitamos aprender a diseñar productos rentables, y a encontrar clientes para ellos, que no sean siempre la Admnistración. Ser cautivo de un único cliente no es bueno nunca. Y si es la Administración, menos. Experiencias tuvimos en Castilla y León en los años 90, donde el cliente casi único era la Junta. No quiero ni acordarme...

      Quizá nuestro primer reto pudiera ser ese, diseñar un producto rentable, vendible, y encontrarle clientes interesados (Ahí es nada la que os dejo).

      ¿Más ideas?

      Eliminar
    2. Me gusta este debate.

      En primer lugar me gustaría señalar tres grupos de arqueólogos (para mí todos son profesionales y odio las etiquetas) en función de dónde realizan su actividad: administración, universidad, empresas (incluyo autónomos).
      Estos tres grupos me permiten hacer una segunda división, que une a universidad y empresas como "buscadores" de clientes o de fondos para sus investigaciones y por otro lado, la administración y empresas de fuera de nuestro ámbito que son nuestros clientes objetivos.
      Luego, nuestros intereses como empresa y universidad pueden converger o diverger, pero en este primer punto eso no es importante. y para mí este primer punto es cómo presentamos nuestros proyectos, para trabajos de investigación (aquí convergemos, las empresas tb presentan trabajos de investigación a la administración), a otras empresas de fuera de nuestro sector, a particulares, ...
      Me quedo con dos frases, una que tiene Cesar en el blog "hay que saber qué quiere el cliente de nosotros" y otra de Guy Kawasaki hablando de las entrevistas de trabajo "vístete para empatar"

      Eliminar
    3. Guy Kawasay es una lectura importante. Es el gran evangelizador de la tecnología... Pero sobre todo me gustan estos tipo de Palo alto y Silicon Valley (O que tuvieron su origen allí), porque para ellos siempre es Navidad, van al turrón de cabeza. Sin desviarse ni un milimetro.
      Me gusta otra frase suya: "Crea algo con sentido". Parece una tontería, pro no lo es, en absoluto. Os recomiendo su libro The art of start (Hay traducción en español).

      Eliminar
  18. El problema que sigo sin ver claro es quién puede decidir ahora contratar arqueología y en qué medida. ¿Cómo hacemos proyectos más atractivos e interesantes? ¿Qué clientes potenciales podemos tener? ¿Quiénes pueden financiar intervenciones arqueológicas de cualquier tipo?
    En mi opinión, es fundamental incluir en los proyectos un apartado didáctico y divulgativo, que suponga la realización de charlas, publicación de resultados y, si se puede, diseñar una propuesta de puesta en valor. Por ejemplo, en nuestro último proyecto sobre la arqueología de la Guerra Civil, incluimos todas las opciones de divulgación (rutas turísticas, musealización, puesta en valor,...), que pueden generar un beneficio económico a modo turístico, además de un conocimiento histórico-científico. Pero lo difícil es que alguien "compre" ese producto en la situación actual, no porque no le interese, sino porque no hay dinero.
    Por otro lado, el tema de los grupos de arqueólogos lo veo más complejo. Por ejemplo, mira nosotros. Estamos a salto de mata... Por un lado, supuestamente pertenecemos a la Universidad, pues estamos colaborando con departamentos universitarios, desarrollando la tesis doctoral,... Pero ni tenemos beca, ni proyectos con pasta, ni relación jurídica con la Universidad más allá de ser alumnos de doctorado... Por otro lado, siempre que tenemos oportunidad, trabajamos en la empresa, que realmente es donde podemos cobrar por nuestro trabajo. Pero al final, la investigación "científica" que realizamos es autofinanciada por nuestro trabajo (y por nuestros padres que no se como nos aguantan), analizando yacimientos gratuitamente en la mayoria de los casos (¿quién cojones te paga por analizar un conchero o una colección de peces?), porque los necesitas para la tesis. Al final es un círculo vicioso del que es casi imposible salir.
    Por tanto, ¿quiénes pueden pagar hoy dia por Arqueología y por qué tipo de arqueología? Creo que esa es la primera pregunta a responder para empezar a diseñar un "producto". Posibles respuestas....¿Fondos sociales de grandes empresas? Sí, siempre que tengan algo que ganar. ¿Asociaciones culturales? Sí, siempre que estén suficientemente concienciadas en el patrimonio. ¿Empresas de medio ambiente, construcción,...? Sí, pero en casos puntuales donde necesiten algo. ¿Administración? No tienen un puto duro (o eso dicen).
    Siento el derrotismo, hoy tengo el día cruzao....jejejeje
    Por cierto Arqbun, a ver si tomamos un cafetín jajajajaja

    ResponderEliminar
  19. Lo del café cuando queráis, lo de a quien vender, creo que lo hablamos alguna vez, ¿por qué no a alguna industria de marisco? mostradle lo interesante de vuestro trabajo, llevadles las actas del congreso que organizasteis, insinuad los beneficios en su imagen pública,si son listos, ya lo verán ellos, no sé tenemos que agudizar el ingenio. Mirad, en 2003 San Miguel patrocinó una investigación sobre la cerveza prehistórica, diréis, vale era el 2003 España era un país feliz, etc, sí, pero San Miguel lo hizo por su imagen.
    Rescato este enlace para que veáis de que hablo http://www.elmundo.es/elmundo/2003/05/24/ciencia/1053773695.html

    ResponderEliminar
  20. Me parece muy muy interesante todo lo que se está exponiendo. El comentario de Edu y Victor, sobre ¿Quién tiene dinero para la Arqueología? es una pregunta complicada, porque es una búsqueda continuada de financiación. Yo creo que una diferenciación es básica para salir hacia delante, en producto, en el proceso....haz cosas diferentes y que aporten más valor que las tradicionales. ¿De qué manera? es lo que hay que pensar, con la unión de diversas disciplinas, revitalizando zonas... y también creo que involucrando a la sociedad. Que el ciudadano sea partícipe es importante para que él mismo empiece a aportar valor a la Arqueología, con un retorno de valor hacia el mismo ciudadano. No sé, son ideas.
    Un saludo a todos. Pilar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esa búsqueda de dinero mueve a todas las empresas de todos los sectores, no solo el nuestro. Crear productos, buscar cleintes, convencerles de las ventajas de nuestros productos... Todas las empresas que quieran vender algo (o sea todas), hacen esto, y tienen los mismos problemas...

      Eliminar
  21. Efectivamente, poco a poco lo que va desprendiendo de este pequeño debate entre cuatro ( lo de siempre verdad), la arqueología de gestión entiendo debe de ser una actividad trasparente abierta hacia el publico con su publicidad positiva, y no como esta ocurriendo hasta ahora, una actividad escondida, denigrada y molesta para los agentes económicos.
    Esto lo debe imponer las autoridades responsables, así como los profesionales del sector. Como se debe de hacer?
    En todo caso pero la sociedad española esta interesada en el tema?
    Un saludo
    Jean-Louis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La sociedad nunca está interesada en un tema que no conoce, así que ahí es responsabilidad nuestra generar interés, y no imponerlo. Ahora bien, otro tema pendiente de la Arqueología es la comunicación. Nos comunicamos mal, muy mal. Incluso en los folletos divulgativos. El lenguaje que usamos es muy técnico, excesivamente científico, y muy poco comprensible. Está destinado a apartar a los no científicos, más que a comunicar. Y así no hay forma de generar interés. Y las charlas y presentaciones... horribles. Hablar en público es otra asignatura pendiente.
      Si no sabemos comunicar, nunca sabremos generar interés.
      Ojo, y la socidead sí está interesada. no hay más que ver como cada año proliferan los mercadillos y jornadas medievales, romanas, etc..., y como aumenta la perticipación de la gente en ellas (Remito a varios de mis posts en este mismo blog, sobre las jornadas medievales de Ávila).

      Eliminar
    2. Como muestra:
      http://certo.es/index.php?page=vi_encontros_arqueoloxicos_do_barbanza
      Está en gallego, pero creo que se entiende suficientemente.

      Eliminar
  22. Bien, Edu y Victor, han llegado a un punto importante ¿Donde está la pasta? Eso nos mete de lleno en un área (ese área que nos gusta tan poco a los arqueólogos), que es la de Comercial y Marketing.
    Bueno, pues os diré que la pasta no está en ninguna parte, y está en todas. ¿Hay pasta en la Admnistración?. No, direis. O sí. He estado metido en un proyecto de desarrollo directivo para funcionarios, de alrededor de 100.000 €. Y para eso, sí había dinero.
    ¿Hay pasta en la empresa privada? No, direis. Otro proyecto en el que he intervenido está relacionado con una empresa que se ha gastado casi 400.000 € en una aplicación web.
    Entonces, la cuestión no es si hay pasta o no. La cuestión es que alguien tiene que decidir en que se gasta. Y ahí está la labor comercial y de marketing. He visto vender ideas con solo un powerpoint (Ideas de 200.000 €, ojo), por gente que las sabía vender (Que no es fácil).

    Entonces la cuestión radica, desde mi punto de vista en dos cosas: Saber vender, y saber crear la necesidad.
    Probablemente, esas empresas de la industria del marisco, no necesitan un proyecto relacionado con la arqueología. Y de hecho, si descolgamos el teléfono y se lo explicamos, no llegaremos a nada.
    Pero si desarrollamos el tema, incluimos un plan de marketing para la empresa, lo vinculamos con la identidad y la tradición (somos herederos de una tradición mariscadora que viene ya desde la edad del hierro), y generamos objetivos de marketing concretos (para nuestro cliente), que le permitan una visibilidad e impacto en medios, durante un año, digamos..., entonces estamos hablando de otra cosa. entonces puede ser ya un producto que le interesa a las empresas. Y si además lo llevamos hecho y enseñable, tipo demo, mejor (Es más dificil vender algo que no se ve).

    Ahora mismo hay competencias fundamentales a desarrollar por los arqueólogos, que son las relacionadas con lo comercial y el marketing. Es importantísimo. porque hay que ir a buscar el dinero. no nos lo van a traer.

    No conozco ninguna empresa que tenga un solo comercial contratado (No me vale eso de que el dueño se encarga de esos temas). No conozco empresas que tengan productos desarrollados. Cuando hablamos entre arqueólogos, hablamos de estratografía, de piezas, de yacimientos, pero nunca de nuestros clientes, o de los productos que vendemos. Significativo ¿verdad?.

    ResponderEliminar
  23. De todas formas, creo que es bastante complicado. En nuestra experiencia, hemos intentado presentar un proyecto a diferentes conserveras gallegas, y os cuento la experiencia.
    En primer lugar, no existe una forma fácil de contacto, pues el 90% de los correos que tienen disponibles tienen que pasar varias cribas hasta llegar a un responsable. En segundo lugar, es casi imposible llegar a poder hacer una presentación de powert point o una reunión con ellos, simplemente se llega a esbozar una idea que directamente desechan porque "la empresa no dispone actualmente de fondos para esas cuestiones".
    En mi opinión, para esa cuestión hay dos problemas. En primer lugar, como bien decís, que los arqueólogos no tenemos ese carácter comercial o de marketing. En segundo lugar, que la tradición empresarial española es muy especial, y no tiene el mecenazgo como una de sus prioridades a diferencia de otras empresas anglosajonas, por ejemplo.
    Y eso dificulta mucho este tipo de acciones, porque es necesario un buen proyecto y mucho márketing, pero también que te den una opción de escuchar tu proyecto. Las empresas se unen a proyectos ya abiertos, donde la repercusión y el beneficio son inmediatos. Por ejemplo, a Atapuerca no se unen con el inicio de las investigaciones, sino cuando éstas cobran relevancia mundial. El tema de San Miguel con la cerveza, se une a un proyecto ya existente. Y así sucesivamente.
    No aprovechamos el momento de crear una necesidad arqueológica con el boom de la arqueología. Al contrario, se llegó a defenestrar la profesión y la actividad. Y ahora nos costará mucho trabajo cambiar esa visión, cosa que hasta que no ocurra no podrá permitir el siguiente paso.

    ResponderEliminar
  24. A eso me refiero. La actividad comercial a ese nivel funcionade otra forma. No puedes entrar en una empresa "a puerta fria", mediante correo electrónico o llamada, sin conocer a nadie. Así, seguro que no legas ni a hablar con la secretaria. En esos sitios se entra de otra forma, mediante contactos (Y os aseguro que se entra. Yo he estado en Pescanova, por ejemplo, vendiendo otras guerras). Es una cuestión de formación y experiencia comercial. Y por eso, un buen comercial cobra una pasta... Y en cualquier caso, este tipo de proyectos no se consideran mecenagzo, ni se plantean como tal. Se venden al responsable de Marketing, empezando por cuantificar los beneficios, y a prueba. El primer año con poco dinero (Si os fijais en la noticia, San Miguel pone solo 3000 € a tres años, o sea, nada), y luego poco a poco más.
    La opción a excuchar el proyecto es lo complicado de la acción conmercial, pero si consigues meterlo en una empresa, ya tienes abiertas puertas para otras del mismo sector. Es lo que comentas acerca de que las empresas se unen a cosas ya hechas. A esos niveles se mira mucho que hace la competencia.

    ResponderEliminar
  25. (vale me olvidé guardar el post y me lo he borrado, jajaja)

    A ver, un par de cosas. Cuando decía lo de la empresa gallega, es cierto que no hay que entrar a saco, yo lo hice alguna vez y así me fue, ahora ya se mas o menos lo que debo y no debo hacer :D
    Cuando Kawasaki habla de "vestirse para empatar" quiere decir que si vas a un baile de máscaras venecianas no te disfraces de Bob esponja (aunque todos se fijarían en ti), si vas a una empresa que la gente va en vaqueros no lleves un traje carísimo de la muerte y a la inversa si van de traje no lleves bermudas (son ejemplos extremos). Para saber cómo te tienes que vestir, tienes que investigar, saber con quien hablar, conocer la política de la empresa, ver que opciones tienes y tal vez crear una "alianza" con una universidad gallega en el caso de victor y edu (son ideas).

    El siguiente párrafo hay que tomarlo con cautela por que desconozco la situación a día de hoy. Hasta hace poco, es decir, el año pasado, aún funcionaban programas europeos de países fronterizos, basta ver, por ejemplo, las últimas publicaciones de arqueología de la JCyL de qué temas tratan o quien pone su escudito al lado del de la JCyL. Mi cautela es que no sé cómo está el tema de los dineros europeos en esos proyectos, es cuestión de investigar y a lo mejor plantear un proyecto hispano-luso (sigo soltando ideas).

    Sobre la difusión, es cierto que la gente no conoce nuestro trabajo, en parte culpa nuestra, en parte no. Aquí podía pasarme horas escribiendo, ahora no será el caso, otro día si queréis hablamos de esto. Desde hace unas semanas estamos trabajando en un proyecto de recopilación de información arqueológica de la provincia de León para tener en una sola web la información que hay en internet, a ver, suena pretencioso, tampoco va a ser algo definitivo, pero a través de videos, artículos, mapas, ... montaremos un centro para aglutinar la información dispersa. Eso está muy bien, pero ¿cómo se da a conocer?. A través de gente que sabe cómo hacerlo, marketing, periodistas, redes sociales, y alguna cosa que montaremos al efecto. Y ahora viene el asunto de las pelas, de acuerdo con César en el tema del comercial, siempre dije que nos hacía falta uno, pero por las dimensiones y la dinámica propia era algo inasumible, aunque conocíamos las ventajas que nos podría proporcionar. Este nuevo proyecto podría ser monetizado (odio el palabro), pero también soy consciente que no es necesario sacar rendimiento económico a todo, existe factores como visibilidad, dar a conocer a la sociedad, etc que me parece igual de válidos y que, no nos engañemos, marcan el camino hacia la calidad y la excelencia (tema que también me gustaría abordar algún día)

    Salu2

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, a eso me refería... La vestimenta es un ejemplo, pero es más profundo. Si queremos que las empresas nos paguen por algo, debemos conocerlas, saber que necesitan (que necesitan muchas cosas), y cuales son sus circunstancias. Lo cierto es que hay que moverse, y tener (hacerse) contactos, para poder acceder a las cosas. En parte es relaciones públicas. Pero son necesarias. Si vas a vender un proyecto a una empresa, debes poder estar delante del interlocutor correcto, y este debe dedicarte tiempo, y debe percibirte como amigo. Eso se consigue entrando a través de alguien (Supongamos el presidente de la Cámara de Comercio, por decir algo). Conseguir eso no es fácil siempre (A veces se tarda meses). Entiendo Arqubun el tema de vuestra duda. Contratar un comercial es caro, pero debe ser una cuestión de números: Cuesta x, debe vender por valor de y... Dado que una parte de su salario es vaiable, suele compensar (a no ser que nno venda una escoba, claro, en cuyo caso, se va a la calle).
      La otra opción es ue el arqueólogo haga las labores comerciales. Pero ya os advierto que con menos del 30% del tiempo dedicado al tema, no se vende una escoba. ¿Cuantos arqueólogos dedican 48 horas al mes a labores comerciales, de forma estructurada y con una estrategia?. De los que yo conozco, ni uno.
      Con respecto a los proyectos, uno de los errores muy frecuentes (y éste no solo de los arqueólogos. En tecnología se da mucho. No tiene nombre, pero debería llmarse el síndrome del juguete chulo) es el de crear algo que nos gusta, razonando luego que dado que nos gusta, debe ser necesario. y luego vamos a intentear convencer a alguien de que lo pague, dado que es muy necesario. Ésto con aplicaciones informáticas llega al absurdo (lease, software para el riego de plantas a través de facebook).
      Necesitamos contrastar con la realidad (la realidad de nuestros clientes) la necesidad de nuestros proyectos, antes de ejecutarlos.
      De acuerdo con que no todo debe ser vendible, pero sí la mayoría, al menos en un contexto de empresa. En una ONG ya es otra cosa. Y ojo, no podemos tener una empresa-ONG. Eso, que se sepa, no ha funcionado nunca. O tienes una o tienes otra (O una empresa que gana mucha pasta y dedica una parte a crear una fundación estupenda, que ayuda a desgravar el impuesto de sociedades. Pero creo que todavía no andamos por esos territorios).
      Otra cuestión es que decidas invertir (si se puede, claro), para rentabilizarlo luego. Y ahí si estoy de acuerdo en que no solo se rentabiliza con dinero. Marketing, visibilidad, experiencia, etc... son valores que pueden hacer rentable una inversión.
      Pero hay que tenerlo claro. ¿De verdad que como colectivo no caemos en ese síndrome del juguete chulo?. ¿O en el error de pensar que sabemos (porque somo expertos) lo que necesitan nuestros clientes (o la sociedad), mejor que ellos?

      Eliminar
  26. Me gusta el concepto de "juguete chulo", es mas, me encanta. Yo tengo unos cuantos por ahí en algún sitio del disco duro esperando un empujoncito, unos son vendibles, lo son, otros sólo son entretenimientos.
    Creo que aquí todos estamos de acuerdo, y si no corregidme, en que antes de presentar un proyecto a un cliente, hay que estudiar a ese cliente.

    Hace algún tiempo presentamos un proyecto a una administración, vuelvo a los proyectos, y antes de abrir la primera página ya había causado una grata impresión, no, no era una cuidada portada o una encuadernación artesanal, mi interlocutor me dio la enhorabuena por que sólo eran 10 hojas planos y fotos incluido, y así se lo podría leer, a continuación me mostró una caja de esas de proyectos, con tres tomos monumentales, calculo no menos de 600 hojas, número indeterminado de planos, etc, y claro, el hombre se lo tenía que leer por que era su obligación.

    La sencillez en la exposición de ideas y la arqueología, parece que están reñidas.

    La actitud de esa persona antes de leer uno y otro puede condicionar obtener un dinerito o no. Seamos serios, si presentas un proyecto sin interés, o mal redactado, mal presentado, ... da igual que sea 10 o 1000 hojas, pero si no te dan el proyecto por lo que sea, falta de fondos (es lo mas repetido), cuando vuelvas a presentar otra cosa ya tendrás una actitud positiva en tu interlocutor y eso vale su peso en oro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, bueno, entre las 600 páginas, y la redacción, a veces nos lucimos... Hay que saber que se puede presentar y ue no. No por usar un lenguaje complicado, o hacer proyectos de a kilo el tomo, somos más científicos. Nos vuelve a pesar la herencia de la Universidad... Parece que le echo la culpa de todo, pero no es así. Simplemente observo que al pasar por esa institución (de la que, por cieto, tengo muy buenos recuerdos) adquirimos (y mantenemos, lo cual es peor), unos conceptos que se expresan en la práctica diaria, y que me temo, se han queado anacrónicos.
      Supongo que, efectivamente, todos estamos de acuerdo en el conocimiento del cliente (al menos como concepto teórico), pero en la práctica, se da poco.
      ¿Cuantos arqueólogos saben hacer presentaciones? (no hablo de perpetrar un powerpoint). Presentaciones de verdad. Para convencer, que es de lo que se trata... Yo no conozco a ninguno. Hace poco estuve en unas jornadas, un congreso local, al que asistieron, como ponentes, varias empresas, gente de la universidad, y la Administración. Sus presentaciones y exposiciones fueron de espanto. Aburrida, la exposición, lamentable en lenguaje, y desastrosos los ppt. Y no eran gente de bajo niivel, en absoluto.
      En fin, mucho que mejorar por esa parte...

      Eliminar
    2. Las presentaciones, ese mundo ...

      Según Kawasaki, la regla del 10/20/30:
      no debería tener más de 10 hojas,
      no durar más de 20 minutos y
      no tener ningún tipo de letra menor de 30 puntos.

      Este año en Ficod, O'Reilly y otros ponían no menos de 100 imágenes, en el TEDxLeón, gran cantidad de imágenes también ¿con que nos quedamos?

      El contenido, una vez mas la simplicidad es la mejor guía, aquello que nos enseñaron en el "cole" o "insti" Introducción - Nudo - Desenlace, a partir de aquí podemos ser barrocos.

      Otro error que cometemos, yo el primero, aunque procuro evitarlo, es creer que la persona que está ahí sentada ve la realidad como nosotros, me explico, una hilera de piedras de 45 cms de ancho y 30 cms de alto no es el muro de la casa del centurión, es una fila de piedras, algo parecido a una tapia caída, pero nadie ve una división interior de un contubernia (el lenguaje es otros problema, si) Hay que abusar de reconstrucciones si queremos que nos entiendan.

      El software, hay veces que una presentación es la relación detallada de todos y cada uno de los efectos del Power Point, marean. Hace poco vi en acción el Keynote de Mac Os, me dejó alucionado.

      Por último, efectivamente, nunca he tenido que hacer una presentación ante ningún posible cliente, nunca es tarde

      Eliminar
    3. El resumen podría ser que somos científicos, pero no hace falta demostralo continuamente. Eso suele ser síntoma de unas ciertas carencias en la autoestima. No es que la autoestima colectiva de los arqueólogos esté muy bien, más bien lo contrario, pero...
      En fin, creo que habría que hacer un mapa de todas las áreas/competencias que en este negocio/profesión son necesarias. Y luego profundizar en cada una...
      Creo que me animaré a hacer ese mapa... Más o menos, lo tengo en mente. solo necesito formalizarlo. Puede ser un ejercicio interesante verlo en conjunto....

      Eliminar
  27. Me apunto al grupo de trabajo. Hace años que intento hacer algo de positivo en Cataluña, pero no hay tu tía.

    Facebook no es serio. Allí la gente está, mayormente, para hacer el gamba y/o republicar fotos y notas de protesta. Acción? Ninguna. Monté un grupo en facebook para poder hablar del tema sin tener que desplazarnos. Agregados? 7, comentadores? Yo.

    LinkedIn es más profesional. Menos ruido y más nueces. Tampoco espero milagros, pero de algo servirá.

    Resumiendo el debate diria que necesitamos:
    Espíritu comercial y emprendedor (que no empresario).
    Simplicidad en la exposición de las cosas. (Lo de la fila de piedras es muy gráfico)
    Claridad. Menos tecnicismos.
    Algo que vender -no necesariamente un producto, sino un servicio.
    Una plataforma de comunciación e intercambio de ideas.
    Dejar atras rendijas, egos y demás armas blancas y arrojadizas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Oriol. Completamente de acuerdo en muchas cosas que comentas. Has citado en unas pocas líneas varios de los problemas que nos aquejan. Pero creo que se pueden cambiar. Quizá no a corto plazo. No se si se pueden cambiar inercias de décadas, en poco tiempo, pero, desde luego, si no nos ponemos a ello, no va a ocurrir, desde luego.
      La idea es conseguir una mínima cantidad de gente para poder hacer algo. Daremos un tiempecillo de margen a ver cuantos interesados hay, y si va adelante, empezaremos a crear una infraestructura informática para poder comunicarnos todos y trabajar.
      Os iré informando

      Eliminar
  28. Como yo lo vivo es que estamos moviéndonos a dos velocidades distintas, por un lado los arqueólogos hemos sido formados (o nos hemos formado) como podrían funcionar los arqueólogos del siglo XIX (a veces con las mismas herramientas)y por otro lado muy muy rápido se ha ido generando una necesidad de informes que liberen solares que parece que te pasa el AVE por las narices. En los años de bonanza he visto montones de empresas subirse a ese tren en marcha, sin mucha o ninguna experiencia real a pie de tajo y muchas ganas de ganar dinero a espuertas.
    A la administración que la busquen, porque nunca está, que fácil serían las cosas si un buen profesional funcionario que no se juega el pan de su casa en cada obra le llegara al promotor-listo de turno y respaldara a la gente que da la cara, y que pasaría si un informe no cumple ni un mínimo presentable ni para un estudiante de la antigua COU se echara para atrás...
    Pues estoy convencido que seguramente en no muy poco tiempo las cosas se podrían hacer de otra manera.
    Se habla de comerciales, de nuevas tecnologías de cambio en la administración... pero de verdad que todo eso me suena muy muy lejos de mi día a día.
    La cultura, el patrimonio, en nuestro caso es un bien demasiado abundante para darle el verdadero sitio que merece. Si nos cargamos un yacimiento da igual hay otro al lado (o no).
    Hay que difundir, concienciar, innovar, crear nuevas maneras de hacer que podamos comer todos de esto por que al final lo que queremos es dedicarnos a la arqueología no? Pero yo la verdad es que no tengo tiempo, trabajo más horas de las que tengo para poder terminar a tiempo, tengo la mala constumbre de comer todos los días, y encima de la arqueología.
    Honestamente pienso que sí, que el sistema tiene que cambiar, pero creo que tal y como funcionan los esquemas mentales de la gente, una cosa es escribir en blogs y demás y otra echar la piedra a rodar.
    Las veces que he visto iniciativas parecidas han terminado con la gente buscando un puestecito interesante con sueldo fijo. Por lo que me llevo años planteandome que quizás las cosas se pueden hacer diferentes si cada uno de nosotros desde nuestro sitio las hacemos diferentes.
    Quizás sería más fácil si nosotros mismos nos creemos un poco más asumimos nuestras responsabilidades y nos esforzamos todavía más.
    Me gusta el resumen de Oriol.
    Espíritu comercial, emprendedor y si creo que también empresario, porqué no?. Todos queremos comer de la arqueología y por tanto tiene que haber un intercambio, el arqueólogo ofrece un servicio y el otro le interesará un informe, una publicidad, visitar un yacimiento o que le diseñes una ruta.
    Simplicidad y claridad. Creo que casi pueden ir unidas de la mano. Se supone que si usas más tecnicismos y enrevesas un texto sabes más que nadie, aunque yo pieso que realmente lo que no tienes es idea y lo haces así para que no se note, por eso entre otras cosas remito a la honestidad con nosotros mismos.
    Algo que vender: por suerte es este pais Patrimonio en todas sus facetas y posibilidades.
    Plataforma de comunicación: esta es otra, con los tiempos que vivimos e internet lo tenemos en bandeja. Pero sabeís qué que me sigue llamando poderosamente la atención lo siguiente, he intentado montar una especie de mesa redonda o congreso workshop o como se le quiera llamar y la gente sigue pidiendo dinero por ir a hablar de su trabajo con iguales (de misma provincia vamos que ni desplazamientos ni historias) y enlazo con el último punto pero es que nos creemos estrellas del rock o que?
    Muchas ideas y enrevesadas lo siento.
    Solumape.

    ResponderEliminar
  29. yo intente ayudar a un conocido,que es Arqueologo,con buenos contactos,ya que me lo pidió,y mas que agradecermelo con educación, al final parecio que yo era la que le pedia el favor,no entiendo nada , menuda decepción, y aun tengo mas contactos buenos, pero ya no le dire nada,por su comportamiento,pues es lo que perdió.

    ResponderEliminar